La filosofía samurái ha dejado un legado en la historia de la humanidad y es muy admirada en la actualidad. Aunque los samuráis pudieran parecer crueles y bárbaros en principio, en realidad eran guerreros de una elite que gobernaron Japón desde 1192 hasta 1868 y eran reconocidos por vivir con plenitud. Los principios del samurái influyeron en la evolución de Japón como sociedad y llegaron a impactar en el resto del mundo en el siglo XX.

La fuerza e influencia de la cultura samurái en la sociedad japonesa se basa en conceptos adoptados de una serie de creencias filosóficas y religiosas; creencias que modificaron la realidad de los samuráis como por ejemplo la creencia en la reencarnación, la cual les permitía pensar que si fallaban a su código de honor, dejaban de ser honorables, y la única forma de recuperar su honor sería practicando el Seppuku, es decir el ritual del suicidio.

Otro de los mayores legados de esta filosofía fue el concepto de la fragilidad y la brevedad de la vida ya que se dice que el camino del samurái se encontraba en la muerte y una vez que el guerrero estaba preparado para morir, vivía su vida sin preocupaciones eligiendo sus acciones basadas en sus principios y no en sus miedos por lo que seguían lo que se conoce como el Sichi Toku o “Las Siete Virtudes”.

  1. Kennin: Espíritu indomable, fortaleza y perseverancia.

Quizá la virtud más importante de un empresario ya que deben de enfrentarse a innumerables retos al iniciar un nuevo proyecto. La formación samurái se centra en las artes marciales así como el desarrollo de la mente y el cuerpo, igualmente importante para un empresario que debe de desarrollar concentración, juicio y una actitud positiva para salir victoriosos de cualquier gran desafío.

  1. Shinnen: Convicción y fe.

Un samurái posee una creencia firme en sí, tanto que ellos creían que podían lograr cualquier cosa. Esta creencia les ayudó a reparar un Japón devastado por la guerra y permitió que se convierta en la segunda mayor economía del mundo. El empresario también debe poseer confianza en sí mismo, sobre todo cuando se enfrenta a los retos y obstáculos que son parte del arranque de cualquier proyecto.

  1. Shincho: Cuidado y discreción.

Un samurái era muy cuidadoso en la forma en que se comportaban con los demás a causa de su etiqueta formal, ritual e impecable. Para un empresario es muy importante demostrar respeto hacia los demás y tener un sentido de etiqueta también en cualquier situación ya que de alguna forma es ejemplo y referencia para todos los que lo rodean.

  1. Seigi: Rectitud y justicia.

A pesar del aspecto cruel y bárbaro de la cultura samurái había un tema de rectitud y justicia en su código moral y ético, hay muchos ejemplos de demostraciones de buena voluntad y honestidad que van más allá de lo normal. El empresario debe mostrar dicha moral en su conducta y es importante mantener la integridad y lealtad en todas sus relaciones comerciales.

  1. Sessei: Moderación y templanza.

Este comportamiento cubría todos los aspectos de las actividades diarias de un samurái que incluía el estilo de vestir, la forma de llevar sus espadas, de sentarse, de hablar, de saludar, de comer, de beber, etc. Así mismo para un empresario requiere un equilibrio entre el trabajo y estilo de vida ya que el exceso de trabajo versus calidad de vida puede ser perjudicial para la salud y las relaciones personales.

  1. Jizen: Benevolencia y caridad.

Unos de los principios fundamentales en el adoctrinamiento de la clase samurái eran la benevolencia y caridad con sus adversarios. Esta es una parte indispensable del carácter de un empresario, ya que los consumidores son más selectivos en sus selecciones de marca. Las empresas deben de poner énfasis en calidad, seguridad, productos más saludables y a su vez los empresarios que manejan estas empresas deben llevar una vida más plena.

  1. Kibo: Esperanza.

La esperanza se basa en la apreciación de la vida y de la celebración de sus elementos más básicos. El sentido del humor era una parte importante de la cultura japonesa, como lo son las celebraciones durante todo el año. No importa lo complicado que las cosas puedan llegar a ser para el empresario, él o ella debe recordar reír, dar un paseo, y buscar la felicidad en el aquí y ahora.

En resumen, el legado del espíritu samurái al empresario moderno tiene dos grandes pilares: Honorabilidad y Servicio. La enseñanza más profunda radica en descubrir que los límites viven en la mente y los éxitos se experimentan en el corazón. Los invito a descubrir la enseñanza de las Siete Virtudes en la práctica, y cómo puede cambiar tu vida participar del Samurai Game®, una de las simulaciones de liderazgo y trabajo en equipo más intensas, desafiantes para formar lideres conscientes. Ver Samurai Game en acción.

Write a comment:
*

Your email address will not be published.